Tumini sobre el discurso de la presidenta

Humberto Tumini, secretario general de Libres del Sur y miembro de la Mesa Nacional del FAP, sobre el discurso presidencial en el Parlamento:

Todo lo bueno lo hizo ella, de lo malo se buscan los culpables”

Cristina Fernández de Kirchner hizo esta vez un muy largo discurso para dejar inauguradas las sesiones parlamentarias del 2012. En él, como es habitual en la Presidenta, hizo un largo raconto de todos los logros de su gestión -y también de la de su marido- para decirnos a argentinos y argentinas del maravilloso país que han construido en los últimos nueve años. Según los abundantísimos números que leyó, y sus extensas explicaciones de lo que demostraban, a su entender ya hemos abandonado totalmente el infierno del principio  para adentrarnos actualmente más que raudamente en el cielo, casi el paraíso. Como decimos, atribuyó a su gobierno y al de Néstor semejante éxito; logrado a pesar de quienes "han puesto palos en la rueda" para impedirlo.

No obstante, como los lunares de la realidad son difíciles de ocultar, al menos algunos muy grandes, no tuvo más remedio que referirse a ellos. Por orden de aparición: primero se refirió a la megaminería a cielo abierto. Explicó lo bien que se desarrolló en su provincia, Santa Cruz, y reiteró que quienes la critican son de mínima gente poco informada, cuando no malintensionada. Terminó diciendo, eso sí, que debe garantizarse que no se afecte el medioambiente y que las empresas no se lleven los minerales y toda la plata afuera, aceptando que eso es lo que sucede. ¿Y quién debe garantizar esto? Eso olvidó mencionarlo.

 A continuación hizo una encendida defensa de la política ferroviaria de su gobierno, continuidad -que duda cabe- de la de Menem. Explicó largamente todo lo que se ha invertido en estos años y, palabras más, palabras menos, dio a entender que el problema de la situación actual de los trenes no es de los concesionarios -como TBA- sino de que no los dejaron hacer el tren bala a Rosario, que hubiera permitido modernizar el sistema. Particular justificativo de la razones del accidente reciente en la estación Once, y llamativa manera de echarle la culpa a los que, supuestamente, no los dejan gobernar.

 Mas tarde se refirió al problema petrolero. Luego de una defensa de la privatización de YPF, de su apoyo a ella, y una alabanza a su primer presidente luego de aquello, José Estenssoro, explicó que el descenso abrupto de la producción de la empresa se produjo durante este siglo y, particularmente, durante sus nueve años de gobierno. ¿Pero quién permitió semejante cosa? ¿Quién aceptó y promovió -con la entrada de los Eskenazy sin poner plata propia- que YPF distribuyera dividendos y no los reinvirtiera? Eso no lo dijo, pero si dejó en claro que ella no fue. Tal vez el gran bonete, como en el juego de los niños.

 Por último reiteró en varios pasajes de su alocución, la cantidad de cosas que su pudieron haber hecho con los 19.000 millones de dólares que -vía Bodén 12- su gobierno ha tenido que pagar a los que tenían depósitos de esa moneda en los bancos cuando el corralito, y que estas entidades no les devolvieron, es decir se apropiaron ilegalmente. Para mostrar su profundo disgusto que dichos bancos, que son los mismos que operan hoy en plaza, les dijo que ni pensaba tocar la ley de entidades financieras, vigente de Martínez de Hoz a la fecha. Claro, total esta ley no tuvo nada que ver con lo que pasó en el 2001 y con lo que sucede hoy respecto del crédito, que en lugar de apuntalar la producción, le da viento al consumo llenando las arcas de las entidades. Los diputados de Nuevo Encuentro, alguno presidente de un conocido banco cooperativo que estaba allí escuchando, seguramente quedaron agradecidos por estas definiciones.

 Cerró su discurso la señora diciendo que "un gobierno se tiene que hacer cargo de todas las cosas". Bueno sería que empezara por casa.

HUMBERTO TUMINI
MOVIMIENTO LIBRES DEL SUR - FRENTE AMPLIO PROGRESISTA

  

Comentarios

Muy buena nota, aunque me gustaría agregar el tema de los docentes, la presidenta dió a entender que los problemas de la educación actual son culpa de los docentes que hacen paro y que trabajan 4 horas con 3 meses de descanso, lo que no dice es que 4 horas es un turno solo y la mayoría tiene 2 porque con $2800 por mes no se vive, además que todo docente tiene mucho trabajo que realizar en sus casas, osea que 4 horas las pelotas, tienen muchas más horas de trabajo; por otro lado (y mucho más importante aún) me parece que el DOCENTE, es el responsable más directo del futuro del país, entonces ¿como puede decir que $5600 es mucha plata para alguien que se encarga de hacer que el país pueda tener un futuro digno? Evidentemente, la EDUCACION no vale nada para este gobierno, si total es más fácil gobernar ignorantes que a un pueblo culto.

Gracias por el espacio.

Movimiento Libres del Sur

Humberto I° 542 (San Telmo)

Ciudad Autonoma de Buenos Aires - Argentina